SOY PACO MARTÍNEZ SORIA

Hay que admitirlo: soy Paco Martínez Soria, o peor. También un poco Don Hilarión, pero para eso está agosto.

Una de las ventajas de trabajar durante años en institutos es que uno siempre acaba encontrándose alguna antigua alumna que ya ha llegado a la universidad y, a veces, insiste en tomarse un café para recordar viejos tiempos y ponerse al día de lo sucedido posteriormente. En ocasiones unas cosas llevan a otras y…vaya: que se acaba, sin saber muy bien cómo, dándolo todo en una madrugada veraniega.

Y, sí, amigos, he de confesarlo: a estas alturas, verme en una discoteca es lo mismito que ver las escenas de las películas de Paco Martínez Soria cuando sus personajes salen de fiesta. Yo soy el primero en admitirlo y en reírme de ello.

Y no fue muy distinto hace unas semanas en una escapadita a Levante:

Paco Martínez Soria llegando a la playa, al autor le faltó la boina para rememorar la imagen.

Y luego está esa música horrenda, el sudor, las apreturas, el miedo a ser pinchado y sometido químicamente, los precios…(la resaca)…

Pero no me quejo: estuvo bien. Estas salidas locas siempre son un buen indicador de lo que queda del yo pletórico en el presente. El remanente existente de los tiempos heroicos en el inicio de una decadencia insoslayable. Y puedo decir que aún soy yo: se remató con cualidades homéricas al amanecer y en plena madrugada, en un amago de reyerta y atraco, todavía fui capaz de acojonar a tres pandilleros pendencieros con la mirada y la disposición a la pelea…sigo siendo, en gran medida, quien fui. Aunque en los tiempos heroicos hubiera vencido casi con toda probabilidad y en los actuales, de llegar a las manos, hubiera acabado en el hospital, o peor…Pero había público femenino y la vanidad del macho alfa sigue pesando a estas edades.

Algún día no muy lejano perderé mi condición y deberé resignarme a la vejez y la debilidad, pero todavía no. Hoy, todavía no. Y eso le levanta a uno la moral.

Claudio Eliano criticaba a Arquíloco de Paros por confesar sus faltas en sus poemas. Decía, con razón, que si hubiera sido discreto nadie las conocería. Pero hacerlo es una eficaz forma de poner las cardinales virtudes de la humildad y la honradez al servicio de la propia evolución espiritual para alcanzar un estado adecuado de conciencia.

Yo, que soy un dandy y un bribón, practico también las virtudes del sabio y me confieso públicamente. Saberse ridículo es por excelencia un medio de acercarse a los dioses.

© Fernando Busto de la Vega.

1 thought on “SOY PACO MARTÍNEZ SORIA

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s