CONSEJOS ANTES DE UN TRÍO

Nadie duda de que eso de montarse un trío entra de lleno en el top de las fantasías sexuales de hombres y mujeres. Luego la composición del mismo varía y fracciona las preferencias. Es obvio.

Lo que no suele tenerse en cuenta son las complicaciones de toda índole que esta práctica conlleva, tanto en los aspectos prácticos como en los puramente personales.

Yo, que vengo de cometer varias veces este último mes el error de mezclar churras con merinas, de jugar algunos partidos con la chica a la que adoro (y estoy tratando de convencer de que se quede a mi lado) y su mejor amiga, joven, guapa, juerguista, bi (muy bi), recién divorciada y empeñada en llevársela a algún punto de la costa para lanzarse juntas a la vida loca, sé lo hostil y complejo que puede resultar un lance como este. Por ese motivo quiero aportar al mundo (que sin duda las necesita) algunas reflexiones previas al hecho que, basadas en experiencias propias y ajenas, quizá puedan resultar de ayuda a alguien.

1ª REFLEXIÓN.- Si eres una chica y te lo vas a montar con dos tipos, asegúrate de que eres la princesa de tu cuento y no la actriz porno/puta del cuento de ellos. Parece una tontería, pero la experiencia cambia mucho según la perspectiva.

2ªREFLEXIÓN.- Si eres un hombre y te lo vas a montar con una chica y otro tío, asegúrate de ser el que la tiene más grande. Si eso no ocurre, no te vengas abajo, mantén la dignidad dentro de lo posible. Y nunca, PERO NUNCA, NUNCA digas ni le dejes decir a ella que el tamaño no importa. Hechos y no palabras. Por cierto: también resultaría muy práctico deslindar desde antes de llegar a mayores el nivel de interrelación que deseas con el otro individuo, de lo contrario puedes acabar mirando a Cuenca sin saber muy bien como has llegado a eso…a fin de cuentas, y cito Amanece que nos es poco, un hombre en la cama, siempre es un hombre en la cama.

2ª-B.- Si por el contrario eres un hombre que se deja seducir por los encantos masculinos y descubres con asombro el esplendor del miembro de tu partener, mantén la calma y el saber hacer. Recuerdo a ese efecto cierto poeta malagueño (cuyo nombre no citaré para evitar querellas indeseadas) que, en trance similar, según cuentan, empezó a babear, a lanzar agudos gritos entusiastas, a aferrarse manual y bucalmente al elefantiásico apéndice del otro tipo y la cosa acabó con la intervención de la Guardia Civil, porque la chica se mosqueó, el otro tipo se lo tomó a mal y acabó todo como el rosario de la aurora. Contención, amigo maricón, la senda es peligrosa. (Y un saludo, Cisne).

3ª REFLEXIÓN.- Pase lo que pase, nunca hagas un trío con un matrimonio (o similar), estás ahí de relleno, con toda seguridad uno de los miembros de la pareja te odia y corres el riesgo de o bien verte envuelto/a en una pelea conyugal o, peor aún, escuchando como van a pintar el salón o si van a llevar al nene a clases de guitarra mientras os lo montáis. Matrimonios, no, gracias.

4ª.- REFLEXIÓN.- Nunca cedas a la pasión antes de haber dejado bien ordenadita la ropa, especialmente la interior. De lo contrario, luego pueden producirse momentos embarazosos e incómodos.

5ª.- REFLEXIÓN.- Los extras (desde el champán a los condones) se pagan a escote. O, bien vas invitado/a a todo. Que no te pierdan las ansias y acabes de pagafantas erótico-festivo/a.

6ª.- REFLEXIÓN.- Cuando la cosa surja espontáneamente en el transcurso, por ejemplo, de una fiesta, asegúrate de que formas parte del paquete pasional no vaya a ocurrirte como a mi amigo Carlos Copacabana, al que, literalmente, dos chicas expulsaron a patadas de un taxi mientras se enrollaban con pasión furibunda y él, sentado en uno de los lados del asiento trasero, trataba de inmiscuirse en lo que pensaba era una fiesta común. Aparte de la autoestima destrozada el pobre se llevó a casa una muñeca rota, por desgracia la del brazo del autoconsuelo, horrible contingencia que tardó en superar.

Y podría seguir, pero he prometido que en abril (y está ya ahí) las entradas serían cortas, ligeras, superficiales y mundanas.

Una última cosa: como asegura mi amigo Censorino Purujosa, siempre pesimista y negativo, todos empeoramos desnudos y en la realidad todo es peor, de modo que sí, tendemos a imaginarnos los trios a guisa de la imagen que abre esta entrada, pero a buen seguro se parecen más a las que la cierran.

Los guapos somos pocos, hay que reconocerlo con resignación.

Por cierto, ahora que lo pienso: no sé qué es peor, si ser el más guapo o el más feo de los tres.

Si tenéis algo que aportar u opinar usad los comentarios. Gracias, y un beso nada concupiscente.

© Fernando Busto de la Vega

2 thoughts on “CONSEJOS ANTES DE UN TRÍO

    1. bustodelavega Post author

      Evidentemente, y a estas alturas, unas veinte horas después de haberla publicado puedo asegurártelo. Lo interesante del caso es la reflexión a la que conduce y que haré un poco más adelante, después de una serie de entradas igualmente superficiales y de fácil consumo. No pienses que trabajo sin criterio ni que me doblego servilmente ante el éxito cantado. Juego, pero juego duro. Este blog es como un río. Puede que a veces su superficie brille y refleje el sol, pero no por ello deja de ser profundo.

      Like

      Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s