Tag Archives: violación

LOS MENAS Y LA PROFESORA DE ESPAÑOL

Dias pasados hablaba con una profesora de español para adolescentes extranjeros cuya meritoria labor, me consta su esfuerzo y su entusiasmo en la tarea asignada, requeriría de mayor reconocimiento y apoyo.

Esta profesora me confesaba el miedo que experimentaba con un grupo concreto de alumnos, MENAS de origen magrebí, por los que temía llegar a ser agredida, incluso sexualmente, puesto que sus clases se desarrollan vespertinamente en un aula aislada y solitaria (está ella sola en la planta) de cierto instituto de secundaria y estos individuos han llegado ya a proferir expresiones gestuales y orales de la más alta desconsideración y también han generado problemas con otras alumnas ucranianas adolescentes a las que han acosado, del mismo modo que han acosado a niñas de entre doce y quince años que juegan al voleibol en camiseta y pantalón corto en el patio de dicho instituto.

Resulta que este grupo de MENAS conflictivos (ojo: no digo que todos los MENAS lo sean) resultan absolutamente intocables a causa de la intransigencia y el fanatismo de las ONG´s que los respaldan incluso contra la razón y la ley y que tachan de racista y facha a cualquiera que proteste o se queje de ellos sin importar que sus víctimas sean también menores en muchos casos refugiadas por causa de la guerra que huyen de las violaciones de la soldadesca rusa para acabar amenazadas de sufrir la misma suerte (digamos mejor, desgracia) a manos de estos MENAS a pique de la delincuencia.

Y este es el problema al que quiero referirme. Cuando la ideología y el fanatismo se imponen al sentido común y la justicia, vamos mal. Cuando a las organizaciones que imponen dicha ideología y fanatismo al margen de cualquier razonamiento y análisis de la realidad objetiva se las riega con dinero público y se ofrece a sus miembros prosperar socialmente a través de la integración en la burocracia nacional, autonómica o municipal, la catástrofe está servida.

© Fernando Busto de la Vega.

VIOLACIÓN EN PALMA DE MALLORCA

Los hechos quitan la razón al discurso propagandístico feminista y lo comprobamos a menudo en esta sección titulada “Crímenes que te ocultan” donde venimos a poner de manifiesto con hechos la falsedad emanada del Ministerio de Igualdad y el feminismo rampante, subvencionado, histérico, totalitario y mentiroso sobre la naturaleza de las agresiones sexuales “machistas” y la unidireccionalidad constante de la misma colocando sobre la mesa, al alcance del lector, hechos. Hechos que contradicen esa verdad única propagandística que el feminismo usa para imponer un Código Penal y una serie de normas discriminatorias, perjudiciales para la sociedad y absolutamente injustas y alejadas de la realidad.

Actitud que nos alienta a exigir que el feminismo y todo su séquito de mentirosas, totalitarias, histéricas y despreciables tiranas hambrientas de poder y dinero público sean expulsadas del mundo político y del entramado estatal. Ojo: no por sus ideas, sino por sus actos inaceptables y criminales.

Y vamos al caso: en Palma de Mallorca ha vuelto a suceder. De nuevo una mujer ha participado en la violación de otra (cosa mucho más frecuente, como vemos, de lo que quieren hacernos creer).

Ocurrió el 16 de octubre de 2022, en una fiesta privada donde una menor de 16 años, completamente borracha, fue violada por un chico de 17 mientras una AMIGA de ambos, se refocilaba con la escena, la grababa con el móvil y la retransmitía en directo por Instagram …

Una vez más el dogma que tratan de imponer desde el totalitarismo feminista y desde el execrable Ministerio de Igualdad, queda en entredicho y los apuntes que vamos haciendo en esta sección de “Crímenes que te ocultan” van dejando bastante claro que se trata de la norma, NO de la excepción. Actuemos.

© Fernando Busto de la Vega.

LOLA: SECUESTRADA, VIOLADA, TORTURADA Y ASESINADA POR UNA MUJER

Fotografía de Lola, la víctima (q.e.p.d.) y su violadora y asesina

¿Qué hubiera sucedido en España con nuestras feminazis si un hombre, con problemas psiquiátricos o no, hubiera secuestrado a una niña de doce años, la hubiera arrastrado a la fuerza a un piso y allí la hubiera violado, torturado, sometido a todo tipo de vejaciones, la hubiera asesinado y practicado la necrofilia con el cadáver antes de tratar de vender sus órganos y terminar abandonando el cadáver en una maleta? ¿Se imagina el lector las horas y horas de televisión ideologizada que ocuparía el caso? ¿La cantidad de páginas en la prensa, el ruido de las instituciones y del conglomerado de chiringuitos subvencionados por el llamado Ministerio de Igualdad y otras ramas del Estado parasitado? Pero no va a suceder nada de eso, porque la asesina es una mujer y, además, inmigrante. Cierto que con toda probabilidad se trata de una enferma mental, pero eso no hubiera frenado la avalancha de propaganda feminazi en caso de tratarse de un hombre, lo sabemos.

Empezó a hablarse del caso, sucedido en Francia, por simple sensacionalismo. Una niña (rubita, además) asesinada cuyo cadáver aparece en una maleta siempre despierta los más bajos instintos de la prensa. Seguiremos escuchando hablar del mismo porque la ultraderecha francesa, muy equivocada y rastreramente, está intentando instrumentalizarlo contra la inmigración musulmana y la bronca ha llegado al parlamento y hasta el presidente Macron. Pero, amigos y amigas (a las amigues que les vayan dando), tened por seguro que la prensa española y las estructuras parasitarias de poder de determinadas ideologías harán todo lo posible por ocultarnos también este crimen.

¿Por qué? Por razones puramente ideológicas, porque la asesina y violadora es una mujer (acusada ya en el pasado de haber secuestrado, violado y asesinado a otro muchacho y, por lo tanto, reincidente sin haber pisado la cárcel en gran medida a causa de las limitaciones de la dictadura progre-liberal impone sobre las actuaciones policiales y judiciales allí donde domina) e inmigrante, además.

Constatar que las mujeres también violan y asesinan desmoronaría el castillo de naipes que el feminismo está imponiendo en España a través de la ideología de género. Mienten, la realidad lo demuestra y la prensa y las instituciones, como mandan los cánones de las dictaduras, lo ocultan todo lo que pueden.

En suma: otro crimen que nos van a ocultar para mantener los chiringuitos feminazis y progres-woke. Tenedlo en cuenta.

Para concluir: han terminado las fiestas del Pilar en Zaragoza. Ha habido tres denuncias de violación: la primera de una chica que acusa a su novio de no haber usado condón cuando ella se lo había exigido, él lo niega. La segunda, de otra chica que llegó borracha y quien sabe qué más a su casa y acusa a su compañero de piso de haber aprovechado para violarla, él dice que fue consentido. La tercera de un muchacho agredido por un grupo de individuos que le profanaron el ano dactilarmente. Tampoco parece que esto último vaya a importar demasiado a la prensa y las instituciones…sí: hubo un acto del Ayuntamiento, pero es que no podían obviarse los dos primeros (y dudosos) casos. Pero los hombres violados, ya lo sabemos…no importan.

Si te ha interesado este asunto, clica en la sección de Crímenes que te Ocultan del menú de la derecha (categorías) verás lo frecuentes que resultan estas ocultaciones interesadas.

© Fernando Busto de la Vega

OTRA VIOLACIÓN QUE SE SILENCIARÁ

Cuando la violación se convierte en una opinión política al servicio del totalitarismo de determinados grupúsculos que han colonizado el poder, todo se vuelve turbio, escabroso y despreciable.

Mientras Gobierno y prensa están usando la histeria generada por una oleada de dudosos pinchazos en discotecas para hacer ruido sobre supuestas violaciones mediante sumisión química que, en realidad, no se producen (por cierto: he conocido algunas chicas que sufrieron violaciones mediante sumisión química, pero, y esto no lo dice la gritona y sesgada ortodoxia del Ministerio de Igualdad, también chicos), pasarán por alto un escándalo que se extiende por toda Europa aprovechando que estos hechos en concreto se han producido en Polonia.

Una chica de 14 años ha sido torturada y violada por instigación de una mujer de 39, delante de otras tres chicas de su misma edad que animaban y vitoreaban al violador mientras una de ellas lo grababa todo con el móvil.

Una mujer y unas adolescentes instigando y jaleando la violación de otra adolescente. No es un caso frecuente, pero tampoco extraño. Yo conozco casos incluso en los que el violado era un chico. Pero de esto no se habla, se esconde bajo la alfombra porque la realidad, ya lo sabemos, destruye la Verdad Oficial de las feminazis que aspiran a establecer una dictadura violenta, salvaje y castradora.

Como el caso del irlandés violado en Valencia del que dábamos cuenta hace poco más de un mes, de este tampoco hablará, salvo honrosas excepciones, la prensa, es más: nos lo ocultarán en la medida de lo posible.

Esa es la gentuza totalitaria y mentirosa que se llama feminista. Con esos argumentos torticeros nos imponen sus leyes. ¿Hasta cuando lo consentiremos?

© Fernando Busto de la Vega.

EL IRLANDÉS VIOLADO

Hace unos pocos días un turista irlandés fue brutalmente violado en Valencia por un par de inmigrantes magrebíes. ¿Alguien ha oído la condena de las feministas o de algún representante de ese colectivo caracterizado por una sopa de letras que antes resumíamos con el modismo “mariconas varias” y que ahora andan celebrando su orgullo, y quién sabe si expandiendo la viruela del mono, por ahí?

Claro que no. Cuando la víctima es un hombre blanco y europeo no les importa. Puede incluso que muchas y muches se alegren. Eso nos explica a las claras el nivel moral de tales grupos y nos ilustra bien sobre lo que llaman igualdad y derechos humanos.

Por cierto: la prensa, al servicio de la propaganda del régimen que debemos soportar, tampoco ha prorrumpido en alharacas ni movido escándalo (del mismo modo que guarda sepulcral silencio sobre el carácter de transmisión sexual de la citada viruela y su vinculación con determinados colectivos privilegiados). Tomemos nota del detalle para comprender mejor el mundo en que nos están haciendo vivir e ir preparando el cambio radical que necesitamos.

© Fernando Busto de la Vega.